TELONEROS



Él era un fuera de serie. Un ave capaz que no volaba a favor del viento. Un pez que se escondía de la corriente.

Guardaba una caja dentro de su pecho con una contraseña que ya había olvidado hace mucho. Y no tenía interés en recordar.

Luchaba contra los demás y siempre ganaba, pero perdía contra sí mismo. Apretaba el torniquete de esa mente que no paraba de bombear asco.


Qué luces tan bonitas, pero nunca tan brillantes como tu hipocresía.

El retrato de alguien que se muere en vida y se siente vivo cuando se mata. Una paradoja con sombrero de copa. Un cigarro que sueña con convertirse en humo y un cristal que no entiende qué significa ser de bohemia.

Él no tenía nada más que declarar, excepto su genialidad.