LABERINTO


“La llamo el demonio, porque me hace pecar. Y cada vez que llama, no puedo hacer otra cosa

que dejarla entrar.”